La canción del verano

13 06 2007

Hoy tengo algo de tiempo libre, después de haber hecho un examen (bastante fácil, por cierto) y tener algunos días para “estudiar” para el siguiente, así que he decidido escribir algo.

Con el calor que hace estos días, a cualquier hora, con la cabeza cocida por el mismo calor y los exámenes, he pensado en escribir un poco sobre la música (que me gusta) del verano. La verdad es que creo sólo voy a hablar de un grupo, pero es que son un grupo para el verano, o para cuando estás muy jodido y necesitas animarte un poco.

Lo mío, claramente, no es el reggaeton, cubaton o el nombre que le dé la gente a la música que ponen en los bares los sábados por la noche, tampoco me tira mucho el pop o el punk, y mucho menos el flamenco o el “aserejé”.

Tampoco soy muy partidario de “la canción del verano” aunque admito que la del año pasado era llamativa, pegadiza, tal vez por que era diferente. Tenía guitarras, batería un riff pegadizo, no sé qué tenía pero El Koala y su Opá, yo via a asé un corrá marcó una época.  ¿O no?

                                                                         

 Pero el grupo en cuestión, del que me acordé el otro día sacando algunos CDs de la estantería del olvido son Sugar Ray .

Hay que empezar por decir que Sugar Ray son de California, que siempre es importante, teniendo en cuenta la tradición musical de ese estado, que se nota por ejemplo en su tema Mean Machine, de su primer disco Lemonade and Brownies, con una portada … curiosa 

5363.jpg

Más adelante, fueron poco a poco cambiando el estilo, lo que les colocó en el panorama norteamericano con su Fly presentando Floored dos años después de su primer trabajo.

Siguieron mezclando estilos y llegó la que es para mí, y seguramente para muchos, la mejor parte de su discografía. En 1999 apareció el 14:59 con una portada también muy llamativa. Pero lo mejor en este caso estaba por dentro (no como en su primer disco). Abriendo con lo que es para mí un claro ataque de algunos segundos a los grupos cuyos cantantes parecen neanderthales o cromañones con esas voces guturales y composiciones más oscuras que el pasado de Michael Jackson, New Direction.   Pasando por temas como Every morning, Falls apart, Someday, o la versión (yo creo que es mejor que el original) de Abracadabra de Steve Miller Band.  

        

                                                                         200px-sugar_ray_1459_album_cover.jpg

Continuaron sacando un disco cada 2 años, Sugar Ray, con algún buen tema, como When it’s over, Answer the phone o Under the sun. Anque en mi opinión no llega -ni de lejos- al nivel del 14:59.

Tenía la esperanza de que su siguiente disco iba a ser muy bueno, como el 14:59, ya que recurrieron al mismo productor, pero… nada más lejos de la realidad. In the pursuit of leisure es una de las grandes decepciones que me he llevado con la música.  Hay poco que salvar, tal vez el único single que recuerdo, Mr. Bartender y las dos últimas pistas: In through the doggie door y Blues from a gun.

En 2005 pusieron a la venta su primer recopilatorio, que junta más o menos lo más destacable de cada disco, aunque se podría haber mejorado.

Sigo teniendo la leve esperanza de que vuelvan a reunirse, se metan en el estudio, se harten de cerveza y de reirse y saquen un disco parecido al 14:59, unos de esos discos en los que no tienes que saltarte ninguna canción, de los que te animan en cualquier momento, un disco que echar de menos. Un disco perfecto.

Para muestra, algunos botones:

Every morning (14:59)

Falls apart (14:59)

Una de mis favoritas: Someday (14:59)

Sugar Ray, con un frontman guaperas al frente, han ido cambiando disco a disco su estilo hasta hacerlo demasiado “popero” y suave para mi gusto, pero siempre nos quedarán el 14:59 y algunos otros temas sueltos.

Mr. Bartender (it’s so easy) (In the pursuit of leisure)

Con esto vemos el cambio de estilo radical, pero bueno, al menos sale alguna imagen “interesante” en el video.

El que no se consuela es porque no quiere.